Volver al mundo

Israel-Palestina, o la serpiente que se muerde la cola

“Los sectores más radicales de cada bando, impulsados por el financiamiento de actores internacionales que los usan como peones de sus guerras subsidiarias, predominan en sus correspondientes arenas políticas y establecen una relación simbiótica mediante el enfrentamiento armado, por más que sus aparatos de propaganda afirmen lo contrario.

Hasta que dejen de existir los intereses que llevan a poderosos actores internacionales a financiar a los sectores radicalizados, poco podemos hacer para terminar el conflicto. Pero por lo menos podemos revisar nuestras posiciones, aunque sea tan solo para no ser funcionales a aquellos que impiden la llegada de la paz y el sosiego de estos pueblos castigados.”

Volver al mundo

Lecciones del Cáucaso

A principios de noviembre una decena de reservistas y voluntarios armenios avanzaban montados a un bus comercial hacia la ciudad de Shusha, dentro del enclave armenio de Nagorno Karabaj. Cantaban para animarse, en medio de una niebla que los amparaba de la superioridad aérea del enemigo.